Consumo de contenidos y tamaño de pantalla

Posted on Actualizado enn

iPhone screen size chart

l progresivo incremento en el tamaño de pantalla de los smartphone está determinando un interesante fenómeno: una modificación en las pautas de consumo de contenidos.

Un estudio de Pocket, The screen-size debate: how the iPhone 6 Plus impacts where we read & watch, viene a demostrar, dentro de la limitada representatividad de los dispositivos de la marca de la manzana, que los usuarios que adoptan unsmartphone más grande pasan, de una manera general, a consumir más contenidos en sus terminales, una relación directa que vendría a decir que a mayor tamaño de pantalla, más consumo de contenidos. Sin embargo, existe también un fenómeno de sustitución que lleva a que el principal dispositivo damnificado por el cambio a un smartphone más grande sea el tablet, que a partir de la adopción es relegado a un uso mucho más secundario.

Un tamaño de pantalla más grande determina también cambios en las pautas horarias de consumo, que llevan, por ejemplo, a que se consuma menos en franjas horarias como la del desplazamiento al trabajo por la incomodidad que supone, por ejemplo, sujetar un terminal más grande. Los tablets de gama media, en cambio, pasan a convertirse en dispositivos relegados al uso en el hogar, lo que lleva también a alteraciones en los patrones comparativos entre días de semana y fines de semana.

Obviamente, Apple no fue el primero en poner en el mercado smartphones con pantallas por encima de las cinco pulgadas. El cambio en el criterio de la marca,derivado según ellos de una evolución en los patrones y preferencias globales de consumo, fue saludado por marcas como Samsung con extraordinario escepticismo y hasta con sarcasmo, pero la realidad es que losphablets representaban un porcentaje muy pequeño del mercado antes del iPhone 6 Plus, y ha sido Apple quien les ha dado el empujón definitivo que necesitaban. Básicamente, llevar un teléfono de más de cinco pulgadas era visto como una especie de extravagancia antes de que Apple pusiese en el mercado su iPhone 6 Plus, y parece haberse convertido en algo cool inmediatamente después.

Visto así, la tendencia hacia terminales cada vez más grandes parece clara y sin vuelta atrás, lo que representa toda una paradoja que refleja el cambio de concepto que ha sufrido este dispositivo. En los ’90, el teléfono móvil era lo único que un hombre presumía de tener más pequeño. Ahora, llevado por un patrón de uso completamente diferente en el que la voz se reduce muchísimo frente a la importancia de los datos, el uso de navegador o apps, y el consumo de contenidos, la preferencia general parece decantarse claramente hacia pantallas más grandes. Un cambio que tendrá que reflejarse, lógicamente, en el diseño de esa oferta de contenidos: mientras estamos aún pasando de simples adaptaciones a la pantalla del móvil de unos contenidos originalmente diseñados con la pantalla del ordenador en la mente, a diseñadores que empiezan a pensar ya en modo mobile-first o incluso mobile-only, vamos a ver como esas pantallas van incrementando su tamaño, dando lugar a cambios y a nuevas posibilidades. Diseñar para el móvil ya no se reduce simplemente a cambiar el ancho de las columnas o el tamaño de la letra: requiere “pensar para el smartphone“, teniendo en cuenta las preferencias de interacción y de consumo que esa plataforma conlleva. Como el estudio de Pocket demuestra, pantallas más grandes determinan nuevas preferencias, y serán aquellos que de verdad las tengan en cuenta los que consigan consolidar y fidelizar a sus usuarios. Es el momento de replantear nuestra oferta, de repensar nuestra interfaz y, sobre todo… de echarle imaginación.

Anuncios