Iusacell y DirecTV, el retorno de AT&T a mercados masivos

Posted on Actualizado enn

La firma de telecomunicaciones AT&T anunció durante este año dos operaciones que tienen como resultado el retorno de la empresa a los mercados masivos de comunicaciones América Latina: la compra de DirecTV y el operador móvil mexicano Iusacell.

La compra de DirecTV, que aún debe ser aprobada por las autoridades de los Estados Unidos, le dará a AT&T presencia en el segmento de la televisión de paga a través de plataformas satelitales (DTH) y banda ancha, mientras que la compra de Iusacell tiene como objetivo configurar una sola área de servicio móvil en América del Norte.

Esta semana abordamos en una charla entre Signals Telecom Consulting yTelconomia algunas de las implicaciones que estos movimientos tendrán en América Latina. De entrada, en México se prevé que AT&T contemple estrategias para incrementar su cobertura, lo que podría implicar compras de otros operadores y concesionarios de redes. A nivel regional, como señaló el presidente de Signals Telecom Group, Juan Gnius, AT&T realmente nunca se fue de América Latina en donde se mantuvo como proveedor para el sector corporativo, pero ahora las operaciones de DirecTV en la región permiten que extienda su operación al mercado de televisión de paga, pero también al de banda ancha gracias a que en mercados como Brasil, Colombia y Perú DirecTV tiene espectro para despliegue de LTE.

Aunque en la charla también abordamos el tema del proyecto de ley TIC Argentina Digital, dejamos para esta columna sólo los temas relativos a AT&T y su retorno a mercados masivos en Latinoamérica.

Ver en YouTube

DirecTV, TV de paga pero también banda ancha

En el 2003, AT&T vendió sus operaciones para público en general en varios países latinoamericanos a América Móvil, firma con la que ahora se encontrará compitiendo en varios de estos mercados si las autoridades en E.E.U.U autorizan finalmente la compra de DirecTV. En la charla entre Signals Telecom Group y Telconomia, el presidente de este primer grupo, Juan Gnius, destacó que se debe de entender que AT&T decidió comprar a DirecTV no por la operación en América Latina, sino por el potencial en el mercado estadounidense.

Sin embargo, las operaciones de DirecTV en Brasil, Colombia y Perú cuentan con potencial de expandirse a la oferta de banda ancha gracias a que el operador cuenta con espectro útil para LTE. Esto no quiere decir que DirecTV ofrecerá banda ancha móvil, sino que complementará su paquete de servicios al hogar con un paquete de conexión fija que utilizará el espectro en LTE.

En Estados Unidos, DirecTV cuenta con 20.2 millones de suscriptores que pagan en promedio 107.27 dólares al mes, mientras que en Latinoamérica tienen alrededor de 24.6 millones de usuarios con un ARPU de 48.88 dólares según el reporte de resultados del tercer trimestre del 2014. Estos datos permiten observar que la operación de DirecTV en E.E.U.U es ligeramente menor en términos de suscriptores, pero representa más ingreso por cada cuenta.

Operación Suscriptores (millones) ARPU en dólares (ingreso mensual promedio por usuario)
DirecTV EE.UU. 20.2 $107.27
DirecTV LA 24.6 $48.8

Esto no quiere decir que AT&T descuidaría sus operaciones en América Latina. Las operaciones en Brasil, Colombia y Perú, en cambio, tienen potencial para atraer a clientes que busquen acceso a banda ancha gracias a la capacidad obtenida en bandas por encima de los 2 GHz que permiten dar internet fijo al hogar a través de LTE.

En estos casos, la capacidad en LTE le permite a DirecTV (y AT&T) mantener una oferta de servicios empaquetados y competirá contra América Móvil, que también puede ofrecer televisión de paga y banda ancha. Es importante resaltar que Telefónica también tiene presencia en estos países. En el mediano plazo podrían ocurrir fusiones entre algunos de estos operadores y competidores más pequeños, pero lo importante es destacar que AT&T no muestra en estos momentos una estrategia “agresiva” que busque aumentar su presencia en la región. Más bien, AT&T aprovechará estas operaciones que previamente se han posicionado y la estrategia se irá ajustando conforme evolucionen estos mercados.

AT&T – Iusacell: fusiones menos rígidas y tope de espectro

El presidente ejecutivo de AT&T, Randall Stephenson, comentó a inversionistas que había interés de explorar la adquisición de activos de Nextel, operador controlado por NII Holdings. A raíz de esta declaración ha surgido interés en la prensa mexicana por saber cuál será el siguiente paso de Iusacell para extender sus redes en el país.

Antes de que se diera a conocer el acuerdo de compra de Iusacell, AT&T era el candidato natural a comprar el paquete de activos que América Móvil pretende poner a la venta para dejar de ser regulado asimétricamente. El plan de desincorporación aún no se conoce, pero su valor se estima en 17 mil 500 millones de dólares. Con la compra de Iusacell, AT&T tiene muchos menos incentivos para comprar la totalidad de los activos y negociar (si el plan lo permite) sólo la compra de algunos elementos.

De esta manera, AT&T-Iusacell tiene un escenario que le permite negociar la adquisición de infraestructura con condiciones más favorables con la posibilidad de comprar instalaciones de Nextel o de América Móvil, además de que mientras exista un Agente Económico Preponderante en el sector de las telecomunicaciones (grupo económico con más del 50% de participación en un sector), que en este caso es América Móvil, la ley permite un régimen de fusiones con condiciones menos rígidas, lo que agrega entonces la posibilidad de que AT&T-Iusacell contemple comprar operadores más pequeños que vayan diversificando sus servicios o consolidando la cobertura de sus redes.

Si AT&T-Iusacell se decide por la compra de operadores, las operaciones tendrían que ser evaluadas en última instancia por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para revisar si existe un daño a la competencia. Sin embargo, no tendrían que notificar de antemano al regulador y sólo deberían de cumplir con algunos criterios contenidos en el artículo Noveno Transitorio de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión.

Entre estos destacan que la concentración no puede resultar en un grupo económico con más del 20% de participación en el sector. De acuerdo con los datos usados por el IFT para declarar a América Móvil como AEP a mediados del 2013, en ese momento existían 167.7 millones de suscripciones a servicios de telecomunicaciones en el país. En este sentido, se prohibiría un movimiento que resultara en que AT&T-Iusacell rondara los 33.5 millones de clientes (Iusacell tiene 8.6 millones), lo que parece poco probable. Las otras condiciones de estas fusiones sin autorización previa del IFT tienen que ver con los índices de Dominancia y el Herfindahl-Hirschmann, cuyo cálculo requiere saber la participación en el sector de todas las empresas que prestan servicio, dato que no está disponible de manera pública.

La oportunidad de una fusión con Nextel sería facilitada por este régimen de fusiones más laxas durante la existencia de un AEP, pero también tiene sus propias fronteras, como el tope de espectro de 80 MHz por operador por región (en México hay 9 regiones) que no se ha anulado desde las últimas licitaciones de espectro.

Iusacell cuenta con espectro concesionado en las nueve regiones en esta distribución:

Iusacell Banda Celular (800 Mhz) Banda PCS (1.9 GHz) Total En región
R1 0 51.6 51.6
R2 0 51.6 51.6
R3 0 41.6 41.6
R4 0 41.6 41.6
R5 25 41.6 66.6
R6 20 41.6 61.6
R7 20 41.6 61.6
R8 20 31.6 51.6
R9 25 31.6 56.6

Si AT&T-Iusacell adquiriera en su totalidad a Nextel, sobrepasarían este tope en cada una de las regiones, por lo que ese espectro tendría que ser devuelto al Estado en caso de que no se eliminen los topes de tenencia de espectro.

Sin embargo, como la propia prensa internacional lo ha destacado, el interés de AT&T podría estar enfocado sólo en obtener espectro que Nextel tiene concesionado en la banda de 800 MHz. Este escenario sería más viable, pues sólo se excedería el tope en tres regiones (5,6,7). No obstante, queda la interrogante si el espectro que Nextel tiene concesionado para servicios de trunking digital en la banda de 800 MHz es compatible con un uso eventual para servicios de LTE y, sobre todo, si el IFT permite el uso de este recurso en dicho sentido.

Al final de la ruta, AT&T-Iusacell tienen en su menú varias opciones en el corto plazo que pueden traducirse en compras a futuro de competidores más pequeños (Nextel tiene 2.8 millones de suscriptores) y que se derivan del régimen de preponderancia con reglas menos rígidas para fusiones. Además de esto, en el 2015 el gobierno federal debe publicar el plan de gestión del espectro, lo que podría abrir la puerta a la licitación de capacidad sin asignar.

Anuncios