“Protesta” de Greenpeace en líneas de Nazca dejaría daños irreparables

Posted on Actualizado enn

“Protesta” de Greenpeace en líneas de Nazca dejaría daños irreparables

El gobierno de Perú planea interponer acciones penales a los responsables de la acción de Greenpeace por causar daños irreparables a las líneas de Nazca.

Sorprendidos e indignados quedamos muchos después de enterarnos que Greenpeace había traspasado un área prohibida en las líneas de Nazca para realizar una acción que consistía en poner un mensaje con letras gigantes, visible sólo desde el cielo, que decía (en inglés):

¡Es hora de hacer un cambio! El futuro es renovable. Greenpeace.

El acto irresponsable fue realizado por “activistas” de Alemania, Argentina, Austria, Brasil, Chile, España e Italia liderados por Mauro Fernández, entrando a una zona prohibida inclusive a presidentes y altos cargos oficiales del propio gobierno peruano. En aquellas ocasiones especiales que se permite el acceso el área, se hace con equipo especial para que al pisar no se dejen huellas o se mutile la tierra.

Greenpeace en Nazca

Ahora el gobierno peruano ha anunciado que planea interponer acciones penales en contra de los activistas de Greenpeace que accedieron a la zona porque probablemente han causado daños irreparables, con penas de hasta ocho años de cárcel. El Viceministro de Cultura de Perú, Luis Jaime Castillo, dijo que es una bofetada a los peruanos que consideran las líneas de Nazca un área sagrada y resaltó que será imposible reparar el daño que sufrió área. También dijo que están trabajando para que aquellos que participaron en la acción publicitaria para Greenpeace no puedan salir del país y respondan por sus actos.

Greenpeace en Nazca

Cualquier pisada en la zona, por el material y las condiciones meteorológicas, se queda marcada por cientos, probablemente miles de años y lo más grave es que en el proceso destruyeron una de las líneas más visibles y significativas de la zona.

Greenpeace se ha intentado disculpar, pidiendo perdón por cualquier “daño moral causado”. Lejos de aceptar la culpa de sus representantes, intentando ignorar el daño real a una zona que fue declarada en 1994 como Patrimonio de la Humanidad.

Anuncios